USMP Filial Sur

USMP Arequipa

¿Qué es la Industria 4.0: la Internet industrial de las cosas (IIoT)?

El término Industria 4.0 abarca la promesa de una nueva revolución industrial, una que combina técnicas de fabricación avanzadas con la Internet de las Cosas para crear sistemas de fabricación que no solo están interconectados, sino que también comunican, analizan y utilizan información para impulsar acciones inteligentes en el futuro mundo físico.

La industria 4.0 no es solo invertir en nuevas herramientas tecnológicas para mejorar la eficiencia de fabricación: se trata de revolucionar la forma en que funciona y crece un negocio. El mundo de la fabricación está cambiando.

Ahora tenemos la capacidad de recopilar gran cantidad de datos de los sistemas conectados, por ejemplo, los sensores de Internet de las cosas en tu automóvil o en una planta de fabricación, y analizar esos datos y luego utilizarlos para informar la actividad futura.

Industria 4.0 es un término que se usa a menudo para referirse al proceso de desarrollo en la gestión de la fabricación y la producción en cadena. El término también se refiere a la cuarta revolución industrial.

El término Industria 4.0 se introdujo públicamente por primera vez en 2011 como “Industrie 4.0” por un grupo de representantes de diferentes campos (como negocios, política y académicos) bajo una iniciativa para mejorar la competitividad alemana en la industria manufacturera. El gobierno federal alemán adoptó la idea en su Estrategia de Alta Tecnología para 2020. Posteriormente, se formó un Grupo de Trabajo para asesorar sobre la implementación de la Industria 4.0.

La cuarta revolución industrial lleva la automatización de los procesos de fabricación a un nuevo nivel mediante la introducción de tecnologías de producción en masa flexibles y personalizadas.

Esto significa que las máquinas operarán de manera independiente o cooperarán con los humanos para crear un campo de producción orientado al cliente que trabaja constantemente para mantenerse. La máquina se convierte más bien en una entidad independiente que puede recopilar datos, analizarlos y asesorarlos.

Esto se hace posible mediante la introducción de la optimización personal, la autocognición y la personalización en la industria. Los fabricantes podrán comunicarse con las computadoras en lugar de operarlas.

De esta manera, las máquinas pueden comunicarse entre sí y con los fabricantes para crear lo que ahora llamamos un sistema de producción ciberfísica (CPPS). Todo esto ayuda a las industrias a integrar el mundo real en uno virtual y permite a las máquinas recopilar datos en vivo, analizarlos e incluso tomar decisiones basadas en ellos.

Los sistemas cibernéticos, Internet de las cosas, Smart Factory e Internet de los servicios son los cuatro términos más comunes citados en las publicaciones de investigación académica relacionadas con la industria. En consecuencia, y dada su etapa inicial, estos son los cuatro componentes principales de la industria.

Las máquinas pueden intercambiar datos y, en muchas aplicaciones, pueden sentir los cambios en el entorno que los rodea. Las alarmas de incendio son un buen ejemplo de eso. Sin embargo, se cree que el Internet de las cosas es lo que verdaderamente ha iniciado la Industria 4.0.

El Internet de las cosas es lo que permite que los objetos y las máquinas, como los teléfonos móviles y los sensores, se “comuniquen” entre sí, así como a los seres humanos para encontrar soluciones. La integración de dicha tecnología permite que los objetos trabajen y resuelvan problemas de forma independiente. Por supuesto, esto no es del todo cierto ya que a los seres humanos también se les permite intervenir.

Las fábricas inteligentes son una característica clave de la Industria 4.0. Una fábrica inteligente adopta un llamado sistema de calma. Un sistema tranquilo es un sistema que puede manejar tanto el mundo físico como el virtual. Tales sistemas se denominan “sistemas de fondo” y de alguna manera operan detrás de la escena. Un sistema tranquilo es consciente del entorno circundante y de los objetos que lo rodean.

La industria 4.0 tiene mucho que prometer cuando se trata de ingresos, inversiones y avances tecnológicos, pero el empleo sigue siendo uno de los aspectos más misteriosos de la nueva revolución industrial. Es aún más difícil cuantificar o estimar las tasas potenciales de empleo.

¿Qué tipo de nuevos empleos introducirá? ¿Qué necesita un trabajador de Smart Factory para poder competir en un entorno en constante cambio como este? ¿Tales cambios despedirán a muchos trabajadores? Todas estas son preguntas válidas para el trabajador promedio.

La industria 4.0 podría ser el pico del avance tecnológico en la fabricación, pero aun así suena como si las máquinas estuvieran tomando el control de la industria. En consecuencia, es importante seguir analizando este enfoque para poder sacar conclusiones sobre la demografía del trabajo en el futuro. Esto ayudará a los trabajadores de hoy a prepararse para un futuro no muy lejano.

Si quieres saber más sobre Industria 4.0 visita el blog de la Escuela de Ingeniera Industrial de la Filial Sur de la USMP. Precursores en Industria 4.0 en el sur del Perú.

https://industria4aqp.blogspot.com/2019/05/industria-40.html