Universidad de San Martín de Porres – Filial Sur

Webinar anticorrupción y transparencia para un país íntegro

Webinar anticorrupción y transparencia para un país íntegro

La Universidad San Martín de Porres Filial Sur tuvo un invitado muy importante para desarrollar el webinar de todos los miércoles. El 11 de mayo conectamos con el Dr. Martín Salas Zegarra, Fiscal Supremo Adjunto del Equipo Especial Anticorrupción quien expuso sobre Anticorrupción y transparencia para un país íntegro”, contándose con la bienvenida y preámbulo de nuestro Director Universitario, Dr. Jaime Mujica Calderón.

El egresado de leyes de la Universidad Católica de Santa María y con doctorado en Derecho y Maestría en Ciencias Penales de la Universidad San Martín de Porres señaló que la corrupción es un mal endémico que viene de la Colonia, cuando llegaron los españoles que trajeron nuevas costumbres y reglas y también nuevas malas costumbres; dentro de las crónicas del Inca Garcilazo de la Vega éste transcribe el legado de la época inca de corrección y ética que primaba en esas épocas, como la trilogía del Ama Sua (no seas ladrón), Ama Quella (no seas flojo) y Ama Llulla (no seas mentiroso) se suscita cuando llega la administración española al Perú, se instauran los virreinatos empieza, a primar la ley del patronazgo, del don, donde el que estaba al mando tenía toda la potestad y posibilidad de dar poder a los demás, generalmente se buscaba a los familiares, allegados, gente de su entorno para poder ocupar los cargos importantes, ellos trataban de solidificar en la administración de estos virreinatos a gente enlazada a ellos de alguna manera para poder dominar y manejarlo todo.

En ese momento era una ley normal para ellos hacer estos enlaces de cuestión de vínculos familiares y amicales, que hoy en día es el tráfico de influencias, ahora sabemos que está prohibido que un hermano trabaje en la misma institución donde yo trabajo si es que tengo competencia nacional; estos cargos que tenían la administración de los virreinatos se prestaban para actos de corrupción, por ejemplo el Virrey que tenía a su cargo no sólo la parte administrativa y económica de todo un territorio sino también la potestad de adquirir armamento, de reclutar personas para las armas de esa época, solían como ejemplo en la época del Virrey de Castelar tener también soldados fantasmas, vale decir si tenían un ejército con una capacidad de 100 hombres ellos solamente contaban con 10 hombres y hacían que la corona española les remita el sueldo o los ingresos de los 100 hombres y obviamente esos 90 sueldos eras embolsados a las arcas del virrey. Esto de aquellas épocas parece haber sido transmitido de generación en generación, con esto no quiero decir que en la época inca no haya habido corrupción, quizás la hubo pero no hay mayores manifiestos por escrito que dejen reseña de ello. Lo más aproximado son las crónicas del Inca Garcilazo de la Vega, quien nos trajo esta trilogía que ahora es el símbolo de la Fiscalía y está plasmada en su escudo: Ama Sua, Ama Quella y Ama Llulla, pero la corrupción estás en todos lados, les mentiría si les digo no existe un fiscal corrupto, la fiscalía no es corrupta, eso es totalmente falso, en todos lados por donde caminamos siempre va a haber un viso de corrupción, no es la totalidad, lamentablemente nuestros medios tienen la costumbre de etiquetar por un mal policía a toda la policía como corrupta, por un mal juez a todos los jueces como corruptos y lo mismo pasa con los fiscales. Sucede también con los medios de prensa que instauran los juicios paralelos porque ahora la prensa tiene el poder de sancionar y condenar de instaurar ese miedo en los administradores de justicia, cosa que gracias a Dios a mí no me ha pasado, yo no me he dejado llevar por la prensa, pero en algunos magistrados se ve que basta que su caso sea cuestionado en la prensa para que el magistrado no quiera o no pueda soportar esa presión mediática y haga lo que dice la prensa, terminando condenando a gente que realmente no merece una condena”, sostuvo el magistrado con más de 17 años de experiencia.

La corrupción está en todos lados –añadió Salas Zegarra-, se presta para las guerras jurídicas, el sector político es el más cuestionado por temas de corrupción, la administración de justicia, los medios de prensa, los abogados, algunos también se prestan para esta guerra sucia materializada a través de los vínculos de la corrupción, muchas veces fungen de opinólogos, salen en la prensa para verter su lenguaje jurídico acomodando esta situación al requerimiento de quien los contrata para dar su opinión pública muchas veces malintencionada y destinada a confundir a la población, eso también es corrupción.

Los objetivos primordiales de la política del Estado peruano deben estar destinados a 2 objetivos concretos sobre los cuales giran los pilares del progreso y desarrollo del país, son la tolerancia cero a la corrupción y la erradicación de la pobreza. En cuanto a la tolerancia cero a la corrupción vamos a ver que quizás lo que más uso yo como concepto de corrupción es que la corrupción es la vulneración de los principios éticos y morales supremos que soslayan la legitimidad del pueblo. Es un concepto totalmente altruista, nos damos cuenta la generalidad del mismo, vemos que este abarca todo los ámbitos del ser humano no solamente el ámbito profesional sino también el ámbito personal y humano. Generar en la totalidad de la población una sólida cultura de tolerancia cero a la corrupción puede ser transmitida de generación en generación así como algunas malas costumbres desde la época de la colonia cuya evidencia sí existe, se ha ido transmitiendo de generación en generación hasta el día de hoy, plasmadas en grandes actos de corrupción, si nosotros trabajamos para generar una cultura de tolerancia cero a la corrupción ésta también puede ser transmitida de generación en generación pero ello implica un trabajo constante y compromiso serio de nuestras autoridades que deberá ser expuesto y realizado en un inmediato, mediano y largo plazo”, puntualizó el Fiscal Supremo Adjunto agregando que está más que demostrado que la corrupción desencadena no solamente grandes pérdidas económicas para el país sino que también con ella se incrementa día a día la pobreza en el Perú, produce la fuga ilícita de grandes capitales del Estado hacia cuentas oscuras y caen en billetera ajena de corruptos funcionarios terminando así por desfalcar las arcas públicas y por ello disminuye la posibilidad de inversión en obras públicas y servicios sociales para el país, ¡miren todo ese daño que ocasiona la corrupción!.

El trabajo inmediato de lucha contra la corrupción que se viene materializando en el Perú desde hace más de 20 años y con mayor énfasis a partir del año 2011 cuando se crean los subsistemas anticorrupción en los órganos de administración de justicia peruana, se materializa a través de las investigaciones penales que tiene a su cargo la fiscalía con apoyo de la Policía Nacional –porque tanto fiscales como PNP somos un equipo que trabajamos de la mano, uno no puede hacer un buen trabajo sin el otro, ambos nos necesitamos para poder esclarecer los hechos que llegan a nuestros despachos, está mal expresar de que el fiscal como director de la investigación está al mando de la policía, eso no es correcto, eso ha generado confusión y recelo entre las instituciones, los policías y los fiscales son un solo equipo y como todo equipo o en toda nave siempre hay un capitán que dirige, que le da el marco de legalidad y orientación procesal a los actos de investigación bajo el expertis del pesquisa que está formado para investigar crímenes por eso es que somos un equipo y nos necesitamos-, investigaciones penales que luego se judicializan. Entonces desde la creación de este subsistema se viene flanqueando una lucha seria contra la corrupción, hemos tenido grandes éxitos, el trabajo anticorrupción en el Perú tiene 20 años desde que empezó los primeros casos de la mafia fujimontesinista desde el año 2001 a 2002 han transcurrido 20 años que luchamos contra la corrupción y sé que para consolidad algo muy bien estructurado mínimo tienen que pasar 20 años y nosotros ya estamos superando esos 20 años, si hemos tenido grandes logros también hemos tenido algunas decepciones y caídas en este camino de luchar contra la corrupción; los logros en la justicia peruana vienen adquiriendo incluso el reconocimiento a nivel internacional, esto lo preciso con conocimiento de causa dado que en las reuniones internacionales en las que he participado como miembro de la Red Internacional de Agentes Encargados de Combatir la Corrupción y hacer cumplirla Ley Anticorrupción en América Latina y el Caribe, así me lo han hecho saber los diversos fiscales y procuradores de Latinoamérica que participan como integrantes de esta red internacional para combatir la corrupción”, expresó el doctor Salas Zegarra.

Continuó manifestando que sin embargo a pesar de todo el trabajo aún esto no es óptimo o complaciente de los estándares de lucha contra la corrupción que espera nuestra nación y sobre ello hay que trabajar la política del Estado, esto es sobre la base de la tolerancia cero a la corrupción. La corrupción no solamente es ese desmedro económico, puede haber también desmedro no económico y lo aprendemos desde muy niños, lo bueno, lo bonito, lo malo y lo feo lo aprendemos desde niños, por ello hay que dar buenos ejemplos a los hijos para que lo apliquen en sus ámbitos de vida como hijos, estudiantes, esposos. En el Perú no existe una política de Estado exclusiva para prevenir la corrupción, todo plan político existente y precedente sólo se ha materializado entorno a la lucha contra la corrupción más no así para prevenir ésta, la prevención de corrupción plantea un trabajo a mediano y largo plazo y urge empezarlo ya, ahorita, en este momento, en el mismo debe involucrarse directamente a todas las entidades públicas y poderes del Estado, al sector privado empresarial, al sector corporativo, microempresas, al comerciante y al ciudadano de a pie, todos ellos bajos 2 consignas la tolerancia cero a la corrupción y que el Perú es uno solo y como tal todos somos un equipo, cada granito de arena de cada uno en tema de prevención de corrupción nos va a llevar al éxito, va a sumar, para ello deberá gestionarse desde el Estado y ver sus procesos destinados a insertar e instaurar bases de una cultura sólida de tolerancia cero a la corrupción que implique transparencia absoluta en cada acción, comercio y negocio que celebre el Estado con terceros, se dé prioridad a la meritocracia sustantada no solamente en el ámbito académico sino también en la experiencia, el expertis y logros obtenidos en ellos. Muchas veces cambian de gestión en el poder ejecutivo, legislativo, judicial o cualquier entidad pública y lo primero que hacen es renovar a todo el personal descartando la experiencia de aquellos valiosos profesionales solo por el hecho de no ser gente de su entorno y confianza, con esto volvemos al patronazgo que hubo en la colonia. Se debe dar un sano control de poderes públicos, siempre generando las conversaciones asertivas para poder llegar a buen consenso para un solo beneficiario que es nuestro amado Perú, nadie más, no interesan los intereses de los demás sólo del país y cuando el Perú esté bien, la gente con carencias económicas, los inversionistas, todos van a caminar bien porque si tengo a mi país feliz con un sano control de poderes, viviendo en democracia vamos a generar trabajo, empleo y el empresario va a multiplicar su riqueza con apoyo del Estado porque tú vas a apoyar al Estado a erradicar la pobreza, precisó el alto magistrado del Ministerio Público.

Aseguró que debe darse también la despolitización de la justicia constitucional expuesta a través del Tribunal Constitucional donde acaban de elegir a los 6 miembros, hay que darles la oportunidad, recién los vamos a conocer, no es sano que la política esté metida en el nombramiento de magistrados porque ahí se pueden diversificar las opciones y los intereses inclinarse a favor de alguien. Hay que reforzar también la libre competencia, eliminando los tarjetazos, padrinazgos y recomendaciones, esto tiene que dejarse de lado y ceñirse a la meritocracia no solo en el ámbito académico, debe darse la capacitación constante tanto al ámbito público y privado, al ciudadano de a pie sobre la política de prevención de corrupción en Perú, todos deben conocerla y estar capacitados, debe planificarlo el Estado, sólo así vamos a insertar una nueva cultura de prevención de corrupción en el Perú”, opinó el Fiscal Supremo Adjunto del Equipo Especial Anticorrupción.

Dijo el invitado que esto no se va a dar nunca sino se genera un compromiso serio de prevención y lucha contra la corrupción no solo de nuestras autoridades, sino también de los diversos gremios culturales, profesionales, laborales y étnicos, la participación y el compromiso de la ciudadanía en general y de los medios de prensa cuya sería importante con la capacitación constante a sus propios consumidores respecto a la política de prevención de la corrupción en el país, asimismo la reestructuración de la currícula educativa en el Perú, que es el trabajo a largo plazo de prevención de la corrupción desde su primera base, como es la educación inicial hasta la superior que sin descuidar la educación desde el saber todos los conocimientos que nos dan nuestros maestros, en el pregrado, en el posgrado, todos esos conocimientos siempre nos dan desde el saber pero quién educa desde el ser, debemos poner énfasis y prioridad de educación desde el ser que está plasmada en principios y valores éticos y morales, en autoestima y valor propio, amor a la patria y a la vida, a todo aquello que la madre tierra nos regala, nadie nos forma en valores y en patriotismo, deberían retomar el curso de educación cívica o insertar un curso ontológico para poder plasmar esta lluvia de valores que necesita el ser humano, porque una persona que tiene amor propio es capaz de amar a su prójimo.

Finalmente el Fiscal Supremo Salas Zegarra precisó que el principio rector de la prevención de corrupción es la debida diligencia o el conjunto de procedimientos destinados a identificar, evaluar, analizar, mitigar o desaparecer los potenciales riegos de corrupción, sobre la base de la debida diligencia se construye todo el sistema preventivo destinado a erradicar todos aquellos riegos que valorados por encima de lo bajo, tienen la posibilidad de quebrantar sistemas instaurados bajo parámetros de un actuar y de excelencia, es por eso que tenemos que trabajar sobre ellos, no debemos confundir a la debida diligencia con la diligencia debida, son conceptos totalmente distintos, la diligencia debida no es otra cosa que tan solo debido cuidado y la debida diligencia es el conjunto de acciones y procesos seguidos para identificar, evaluar y mitigar riesgos de corrupción.

Publicado: 13 mayo 2022

Compartir: